ÚLTIMA CRÓNICA

VIII Milla Morisca de La Puebla de Cazalla

Nueva temporada y muchas ganas de correr Quedó oficialmente estrenada mi nueva temporada de atlética, con una nueva y explosiva carrer...

viernes, 23 de mayo de 2014

XII Carrera Popular y Reunión Atlética contra la Fibrosis Quística de Utrera

Clásico imprescindible en en calendario de carreras sevillano y andaluz porque esta es una de esas pruebas que es inevitable que termines siendo asiduo cada año. Muchas son las razones para que eso ocurra: el cariño y pasión por el atletismo del Club Utrerano de Atletismo, organizador de la prueba, la causa solidaria así la convierte en especial y la labor del amigo Juan Garrido, alma de la prueba y de tantas llegadas micrófono en mano.

(foto: Club Utrerano de Atletismo)

La gente respondió positivamente al llenar las calles de Utrera con más de 700 inscritos y las gradas del Estadio de Vistalegre para presenciar las pruebas en pista para federados y populares, para niños y adultos. Ambientazo atlético el que se pudo vivir a la altura de las mejores carreras, mejor que algunas incluso. Aunque yo eché de menos una mayor animación del público, pues siendo un Sábado por la tarde esperaba que el pueblo entero se echase a la calle para animar y llevar en volandas a los corredores, en vez de limitarse a observar. Ojalá aquí como en Sevilla como en otros sitios sean conscientes del escaparate que es una carrera popular para generar fama y recursos. Más cultura deportiva en la ciudadanía.


Elegí la camiseta del reto Donando Vidas de mi amigo Eduardo Rangel (por cierto, les pido que si leen esta entrada se hagan donantes en www.donandovidas.es que queremos cumplir el objetivo de los 10.000 donantes de órganos). Simplemente quería ir a hacer un rodaje de calidad por las calles utreranas y empaparme de la esencia que se respira en esta carrera, en todo su envoltorio. Sin buscar tiempos, básicamente el punto justito de sufrimiento. Lo único que busco es llamar la atención ubicandome el primero en la línea de salida junto a Javier Mena, presidente del AD Al Límite y Fernando Chacón, cual élite del atletismo. ¿Qué? Yo también quiero mi foto en la línea de salida jajaja

(foto: Club Utrerano Atletismo)

Vuelta a la pista y a la salida bajada de 500 metros, que luego habría que volver a subir una vez pasadas todas las cuestas y adoquines del centro histórico de Utrera. Tras el calentón que me pegué en la vuelta a la pista me voy dejando ir hasta coger el ritmo de 3:55-4:00 min./km deseado. Destacable el paso por la Avenida San Juan Bosco, donde llega a un punto que se vuelve por el carril de al lado, de modo que primero veo a los primeros clasificados y una vez que giro veo a los que vienen detrás mía al otro lado y saludo a mucha buena gente. Entre ellos, el también Jartible, Jose Manuel Espinar que en el km 2 me alcanza y seguimos juntos toda la carrera.

Eso sí, en el avituallamiento casi se me va, y como pensaba que iba a competir fuerte le digo "Adiooo Espii ¿ein?". Al ver que me quedaba atrás, le digo que venía a rodar tranquilo, a lo que me contesta que él también y reiniciamos la marcha juntos.

Es impresionante y no tiene precio poder correr en un circuito precioso donde los haya, permitiendo contemplar en toda su majestuosidad la Iglesia de Santa María de Mesa y la Iglesia de Santiago. Las cuestas y la dureza del recorrido merecía la pena sólo por correr ante semejantes vistas y, especialmente, mi sitio favorito de Utrera: el pasaje del Niño Perdío.

(foto: Miguel Ángel Chaparro)

500 metros de subida final, lo que bajamos antes en la salida, para rematar con otra vuelta a la pista y, como no podía faltar, la mención personal de Juan Garrido al llegar a meta. Allí recibo la bolsa del corredor con camiseta técnica chulísima, fruta, muestra de batido de proteínas, refresco, agua, lata de aceitunas y galletas, todos los detalles habidos y por haber para que no faltara a los corredores. Como si la organización no fuera ya sobresaliente, van y nos contentan con una suculenta bolsa para poner la guinda al pastel.

Un poco de nervios y euforia ante la inminente clasificación del Cajasol para el Playoff de la liga Endesa (el partido se jugó a la misma hora que la carrera) y una cena no apta para deportistas formada por hamburguesa, patatas y bebida pusieron el punto y final a una buena tarde-noche de atletismo del bueno en la mejor compañía contribuyendo a hacer el mundo mejor.

Celebración en la llegada con Espi (foto: Escuela Mauri Castillo)

Saludos patós!!! Nos vemos en la meta!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario