ÚLTIMA CRÓNICA

VIII Milla Morisca de La Puebla de Cazalla

Nueva temporada y muchas ganas de correr Quedó oficialmente estrenada mi nueva temporada de atlética, con una nueva y explosiva carrer...

lunes, 26 de junio de 2017

XI Carrera Nocturna "Antonio Guzmán Tacón

Querer y no poder. Punto y final de la peor manera posible en cuanto a sensaciones en una edición emotiva, otra vez, de la Nocturna de Dos Hermanas que organizan los amigos del Orippo Dos Hermanas.

Eso sí, volví a disfrutar por quinto año consecutivo de una carrera nocturna que llevan a cabo con mucho mimo y cariño para que no falte de nada, para que el corredor sea el protagonista y sólo tenga que preocuparse de correr. Y tengo que decir que vi a casi todos mis amigos, con los que hacía balance de lo que salió bien y mal en toda la temporada a la vez que nos deseamos unas buenas vacaciones. Sólo quedan parabienes para la labor que sigue haciendo ese gran club por sacar adelante una carrera tan simpática y querida por los corredores. 
Fuente: Dos Hermanas Diario Digital

Antes de la carrera se levantó un aire caliente de lo más desagradable que, unida al calor que hacía ya de por sí, condicionaría un poco más la carrera. Comienzo lanzado para evitar tapones habituales de una salida complicada por la estrechez que tiene, hasta conseguir un poco de espacio donde poder conseguir espacio. Medio kilómetro de carrera y me pasa el amigo David Macedo y algunos atletas locales, grupito bueno al que me uno hasta finiquitar mi carrera hasta el km 3, mientras el speaker y colega Juan Garrido me pide insistentemente que no me quedara sólo.

No se equivocó mi amigo, pues el resto de la carrera fue una lucha contra los kilómetros, el calor y, sobre todo, contra mi mismo. Una batalla que perdía a medida que transcurrían los kilómetros, subía los dos puentes y toqué fondo en el km 9 de tal manera que me tuve que parar por primera vez en una carrera. Esa pausa me supo muy amarga en ese momento, por no haber tirado la toalla de esa manera. Ya en frío, lo tengo que aprovechar para sacar una lección para futuras carreras de una mala noche.

El resto es simple: entre ánimos de los que me pasaban retomo la carrera con el único propósito de cruzar otra vez la línea de meta. Tiempo final de 40:08 a 3:56 min./km y un mal sabor de boca para acabar temporada. Es momento de desconectar un poco de carreras, rodando muy de cuando en cuando media hora suave y metiendo sesiones de fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario