ÚLTIMA CRÓNICA

XI Carrera Nocturna "Antonio Guzmán Tacón

Querer y no poder. Punto y final de la peor manera posible en cuanto a sensaciones en una edición emotiva, otra vez, de la Nocturna de Dos ...

Amazon.es

lunes, 22 de diciembre de 2014

XXXVI Media Maratón Sevilla-Los Palacios

Crónica de un reto cumplido

Tocaba demostrar en un día la preparación de semanas atrás y a mí mismo que podía rendir en la que ha sido la primera vez que preparaba una media con garantías, que no la primera vez que corría una prueba así porque era la 5ª vez que completaba los 21,097 kilómetros.

foto: Diego Meca

En cierto modo, estaba inquieto por las ganas que tenía de ponerme el dorsal, calentar cuando antes y entrar en modo carrera para disputar por fin esta carrera, que genera tanto amor como odio a partes iguales, pero que todos hablan de ella y no se la pierden por nada del mundo. Y es que la solera y el cariño ganado a lo largo de sus 36 años de historia pienso que está más que ganado por los corredores y público en general que va a ver esta cita histórica del atletismo sevillano.

Decir que esta era la segunda vez que repetía en esta media maratón, siendo la primera en 2011 donde tenía la marca personal en la distancia, y que era más que previsible, salvo desastre imprevisto, lograrlo. El reto estaba centrado en descubrir hasta donde podía correr y ganar experiencia disputando una distancia compleja pero que puede ser hasta bonita de correr, engancha y es un reto para quienes estamos más inmersos en hacer carreras populares de entre 5 km y 10 km.

Me dirijo desde casa a la salida, en la Carretera Isla Menor, con el presidente del club Los Jartibles, Jose Antonio Coco, y una vez allí a organizar el reparto de dorsales, bolsas y tuppers de tomates de obsequio a cada corredor procedentes de la huerta palaciega. Un momento muy agradable porque ya hacía bastante tiempo que no veía a algunos amigos del club, favorecido por el hecho de que al ser una prueba multitudinaria en cuanto a participación, yo podía verlos a casi todos.

foto: Diego Meca

El tiempo era algo frío, al principio, pero no tardo en despojarme del chándal y malla larga por la subida de temperaturas que tuvimos inmediatamente conforme se acercaba la hora de salir. Tan sólo me quedé con unos guantes de plástico transparente, pero noto como tengo los dedos congelados por momentos. La temperatura iba subiendo conforme pasaba la mañana hasta entrar en meta rondando los 20º C.

15 minutos antes de comenzar me dirijo al arco de salida, para seguir allí estirando y saludando a Juan Garrido, como siempre con el micrófono amenizando la salida, y más saludos y abrazos a uno y otro. Decir que me sorprendió gratamente que la gente por una vez respetase, al menos donde yo me puse, donde ubicarse en los cajones por tiempo. Con respecto a otros años, ha sido todo mucho más ordenado. Punto positivo para los organizadores.

foto: Finidiblanco

Se da la salida muy bien de sensaciones y sin prisas, simplemente dejar que pasen los metros hasta encontrar grupo una vez pasado el primer kilómetro. Durante todo el paso por el Polígono La Isla encuentro un grupo amplio, con la presencia de los Amigos del Parque María Luisa Manuel Trabazo y Jose Luis Castillo y a los que voy a estar unido durante 12 kilómetros. Antes de salir del Polígono, nos adelanta quien terminaría siendo la tercera clasificada: Lucía Pérez.

Salimos del polígono industrial y paso con un grupo muy compacto de 6-7 corredores el primer punto de dificultad de la carrera con cabeza, siendo la cuesta corta y pronunciada del kilómetro 7. A ratos, nos vamos turnando para que cada uno vaya tirando y vaya a por los avituallamientos de los demás. Decir que nos tuvimos que organizar así, porque al pasar en cada puesto apenas había voluntarios, dando lugar a imágenes que no pueden darse en una carrera tan multitudinaria como esta de corredores lanzándose literalmente a por las botellas hasta arrojar un montón de ellas al suelo (con el peligro añadido de estar llenas y cerradas, y ocasionar algún esguince por pisarlas) o algún voluntario riéndose y con guasa ante tal situación. Un hecho inadmisible que debe ser subsanado sí o sí para 2015, del cual espero que tomen buena nota como crítica constructiva.

foto: Raúl Álvarez (Orippo Dos Hermanas)

Tal vez haya sido demasiado ambicioso a la hora de plantear la carrera, pues pasé el primer diezmil en 38:22 y genial de sensaciones. El recorrido estaba siendo más difícil porque iba picando hacia arriba a medida que avanzaba pero nos manteníamos como pudimos 5 corredores hasta que en el km 14  pago la inexperiencia a la hora de saber afrontar los 21 kms y me voy descolgando poco a poco del grupo, a pesar de los intentos por volver a pillarlos. Menos mal, que acompañaron muchos voluntarios en bici comprobando que estábamos bien para responder cada que hubiese un contratiempo, además del continuo seguimiento de la moto con un cámara de TV (posiblemente de la tele local palaciega).
foto: J.L.Hernando

Por suerte, no marco parciales más lentos de 4:00 min./km y sobrevivo a la otra gran subida en el kilómetro 17, justo el puente antes de entrar en Los Palacios. Una vez allí tocaba dejarse llevar por los ánimos de todo el pueblo (literalmente) echado a la calle para animar, siempre fieles a su cita con los corredores y la media maratón, desde los niños queriendo chocar la mano con los que participan hasta señoras en la puerta de casa tocando la pandereta o la botella de anís. Los ánimos van en aumento en el momento que ven a alguien del pueblo y nunca cesan, desde el primero al último.

foto: Diego Meca

Callejeo en llano por Los Palacios mirando por última vez el reloj para saber que entraba con margen para entrar en tiempo realista después del particular muro sufrido. Ya en la recta de meta, tengo la cara cambiada y el sufrimiento es visible en mí, pero afortunadamente son los últimos metros en los que saco fuerzas de flaqueza para tratar de recortar segundos al cronómetro, tan concentrado que me percato que recibo ánimos de algunos amigos y mi familia que vino a verme pero no me da tiempo a mirar quienes son. Al contrario que al cruzar el arco de meta y veo a Juan Garrido decir mi nombre al tiempo que gritó un sonoro "¡Si!" por el reto cumplido.

foto: Gescon-Chip

Tiempo Final: 1h22:46 a una media de 3:56 min./km. Puesto 143/2801 en la General, puesto 62/604 Sénior Masculino.
Tuve la suerte de poder recibir, nada más cruzar la meta, un trofeo pequeño y transparente con la estatua del corredor del pueblo sólo por haber quedado entre los 500 primeros clasificados, para que sirva como premio por la carrera ;)

Lo entrené, lo pelee y lo conseguí. Satisfecho con la carrera hecha, además de haber superado otro reto personal. Quizás cambiaría no haber pagado la inexperiencia comentada antes, pero ya es cuestión de tiempo batir ese crono la temporada que viene, porque ahora es momento de recuperarme y centrarme en carreras de 10 km, y puede que algún 5000 en un control en pista.

Nada más queda agradecer los ánimos y consejos recibidos estas fechas atrás de la familia, gente del club Los Jartibles y otros clubes, del entrenador Rubén Álvarez, los que me leen de cuando en cuando por aquí y en redes sociales. En definitiva, todos los que de alguna forma lo han hecho posible.

Nos vemos en la línea de salida del 2015

2 comentarios:

  1. Pedazo de crónica Juanma y pedazo de tiempo te has marcado en media maratón, campeón.
    No te preocupes que seguro que el año que viene, bajas de la 1:15 y además, con la experiencia añadida de conocer mucho mejor esta distancia. Aún así, es impresionante el tiempo empleado en el primer diez mil y cómo pudiste afrontar de Pm el resto de la carrera. Enhorabuena crack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya quisiera yo bajar a 1h15 jajaja
      De eso se trata, de conocerme mejor para poder mejorar como corredor en retos y metas personales; además de aplicarlo a la vida diaria.
      Gracias por los ánimos y que nos veamos en otra carrera...o media ;)

      Eliminar