ÚLTIMA CRÓNICA

XI Carrera Nocturna "Antonio Guzmán Tacón

Querer y no poder. Punto y final de la peor manera posible en cuanto a sensaciones en una edición emotiva, otra vez, de la Nocturna de Dos ...

domingo, 5 de octubre de 2014

XXVI Nocturna Del Guadalquivir

Como cada último Viernes de Septiembre en Sevilla, miles de personas revolucionan la ciudad a través de la conquista pacífica de sus calles; posiblemente una de las mejores Este año lo hicieron unas 25.000 personas, suponiendo así un récord histórico de inscritos; algunos de ellos procedentes no sólo de Sevilla sino de diversos puntos de España como Huelva, Cádiz, Córdoba, Extremadura, Madrid o incluso desde Cataluña, además de una representación de 50 nacionalidades.

"Selfie" antes de salir a correr

Es momento para abrir la temporada para los corredores sevillanos o para dejarse llevar por el cachondeo por una ocasión mientras se hace kilómetros, porque para tener algo más de seriedad ya tenemos el calendario lleno de carreras como alternativa.

Muchas cosas han pasado para que se hable de esta carrera. Por un lado, tenemos las buenas: el cachondeo generalizado que ha derivado en el buen rollo de todos los que formamos parte de la fiesta más importante del deporte en Sevilla, las risas y diversión, la paciencia infinita de los voluntarios ante la mala educación de ciertos impresentable o la fiesta en la salida. En la parte negativa, el protagonista fue el tapón en la llegada a Plaza de España que motivó que muchos corredores terminasen andando la prueba o pasito a paso o la caradura de los runners de mierda (como diría el @runerenfurecido) a la hora de hacerse con los avituallamientos en meta; cuestión esta última de la que ahora profundizaré.

Este año, tal y como comenté en la previa, cambio la mentalidad a la hora de hacer la prueba y quise hacerla junto al grupo de unos 40 corredores que formamos la buena gente del C.D. Los Jartibles y de paso poder ayudar a mi madre a lograr su reto de completar una carrera de más de 5 kms, una distancia que hasta el pasado Viernes 26 de Septiembre era su tope.

Nos reunimos para las fotos de rigor entre tanta broma, risas y reencuentros con amigos del club, y a algunos de los cuales no vi desde la Nocturna de Dos Hermanas, en el Museo Arqueológico, a lo que se añaden unas miradas de curiosidad hacia la Plaza de América, enclave de una gala de famoseo donde no faltan las cámaras de TV (supongo que de programas de mierda de TV como Sálvame).


Foto de Familia Jartible (foto: Silvia Haro)

Apuramos el tiempo de camino a la salida, tanto que, al final, todo el club sale atrás de todos los 25.000 corredores para allí grabar un reportaje que tendréis en esta entrada y más cachondeo. La salida se da y, tal y como era previsible, tardamos en pasar, diría que unos 5 minutos que se hacen eternos, más aun viendo en las pantallas gigantes puestas en la salida como la marea (naranja por el color de la camiseta de este año, principalmente) pasa y pasa sin cesar mientras el público anima sin parar.
Marea naranja (foto: @NocturnaSev)

Pasamos por fin el arco de salida y no tengo ni idea de a cuanto vamos, porque olvidé el reloj, ni tampoco interesa. Solo queremos ser parte de una fiesta del deporte y divertirnos en base al buen rollo que se genera, eso es lo que tenemos claro y nada más. Al principio nos volvemos a parar, y cuando me da por echar la vista atrás me doy cuenta que solamente tenemos a patinadores cerrando la carrera. Vamos!! Es la primera vez que me veía atrás del todo en una carrera, y lo cierto es que me gusta el estilo Jartible de hacerlas.

Arrancamos otra vez al trote, justo antes de pasar a los pies de la Torre del Oro y la Plaza de Toros de la Maestranza. De nuevo nos volvemos a parar justo en el paso por el Túnel de Arjona, algo que tampoco me convenció mucho y que me hizo pensar en frío, nada más acabar, en la idea de hacer salidas por oleadas. A pesar del parón, ambientazo en el subterráneo el que se vivió con los cánticos de todos los corredores que reanudamos la carrera (o el trote en mi caso), pasando este año por la Macarena; mientras los cánticos de todo el club conquistaban la carrera (bandera incluida) y al espectador de la misma.

El entusiasmo de todos iba in crescendo a medida que se terminaban los kilómetros, previo paso por el avituallamiento a mitad de carrera; al que había que pararse para coger botellas mientras unos cuantos casi llegan a las manos con tal de coger una botella de agua. Otros muchos daban un toque de color y algo de dificultad a correr los 8,5 kilómetros.

Jartibles en acción (Foto: Silvia Haro)

La fiesta terminó de manera un poco agridulce por esa entrada en meta repleta de gente que hizo que entrásemos andando; aspecto que ha sido bastante criticado por tratarse de un fallo grave no sólo por las consecuencias que puede acarrear la seguridad de tener tanta gente allí sino por que resta emotividad a una prueba que bien podía haber terminado mejor. Por si fuera poco, los insolidarios de los que hacía mención más arriba acaparaban protagonismo y botellas de Powerade, agua y cerveza sin pensar en la gente que aun tenía que entrar; con el añadido de que muchas de estas personas se presentaron a la prueba sin dorsal. ¿Cómo actuarían al ver a gente colándose en una sala de cine a ver una película después de haber pagado una entrada? Más de uno debería enterarse que el circuito que se corta al tráfico se hace para gente que PAGA SU DORSAL, y que para correr gratis (algunos hasta promueven estas prácticas en las redes sociales) hay parques y sitios de sobra en Sevilla donde poder hacerlo sin quitarle nada a nadie. Lo increíble de todo es que después te lo justifican.

Avituallamiento en Plaza de España (foto: Silvia Haro)

Afortunadamente, tanto mi madre como yo usamos los tickets que venían en el dorsal y cogimos la botella de agua y la bebida isotónica; lo coherente (tampoco es cuestión de ser reconocidos por la empatía hacia los demás, simplemente hacemos lo que está bien).

Centrándome en lo importante, debo decir que estoy satisfecho aun así porque nada impidió que disfrutase de la noche sevillana y de una fiesta del deporte que siempre está por encima de todo lo demás. Sabía a lo que venía y bastante milagroso fue que no terminase con los cuadriceps cargados jajaja. Además, mi madre acabó con buenas sensaciones por cumplir su reto personal.

Contentos en la meta

Esto ha sido todo de una Nocturna más, simplemente dar las gracias por leerme tanto en el blog los días atrás en los artículos especiales sobre esta carrera y a las buenas valoraciones en el Twitter del Blog.

PD: La cinta que portaba en la cabeza me la dio el ex jugador del Cajasol (ahora Baloncesto Sevilla) Tariq Kirksay, quien llevaba siempre una en los partidos con sus iniciales TK seguido del nº 21, el mismo que usa como dorsal.

Siguiente parada: 10 km de #Sevilla10 en la Carrera Popular del Parque Miraflores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario