CROSS POPULAR FEMENINO. INSCRIPCIONES ABIERTAS

domingo, 17 de noviembre de 2013

XXXI Carrera Renault del Aljarafe

Para hacer una tirada larga junto a la orilla del río Guadalquivir, totalmente solitario me busco alguna carrera que tenga la misma distancia que el entrenamiento que iba a hacer y me junto con amigo; en definitiva, muy buena gente.

Encuentra a JuanManuel_SM!!!

Con esta idea me apunté a la XXXI edición de la Carrera Renault del Aljarafe, una de las pruebas atléticas más antiguas del calendario sevillano y, por tanto, una de las que más solera y prestigio posee. 15,5 kilómetros de perfil algo exigente por varias subidas en el recorrido pero nada imposible, pero, claro está, se debe plantear muy bien una estrategia.

Menos calentamiento que otras veces por hacerme cargo del cobro de los dorsales de mi club y un retraso fruto de, posiblemente, algunos imprevistos de última hora de unos 20 minutos conformaron la previa, algo atípica a la habitual.

Inicio en Gines, calle Hermanos Pinzón, con una subida inicial que permite correr sin pasarse de vueltas seguido de una bajada que nos permite a los corredores salir en dirección a Castilleja de la Cuesta por carretera. Los primeros kilómetros se pasan rápido, disfrutando y de charla con los amigos con los que me encuentro por el camino. Pocos km de bajada y al girar tocaba subida, complicado al inicio y va suavisando conforme se avanza, y eso que son largas. Esta parte del pueblo es preciosa por las plazas y la fachada del Ayuntamiento y una bonita iglesia (era la Iglesia de Santiago, según me enteré en la crónica del amigo Balbu en su blog No Hay Dolo). Bonita pero pica un poco es las piernas por el adoquinado y el terreno empedrado de esas calles algo estrechas.

Salimos de Castilleja de la Cuesta y vuelta a la carretera para enfilar rumbo a Castilleja de Guzmán, pasando junto al Hospital Nisa Aljarafe, aunque subiendo, otra vez, la cuesta que rodea esta localidad con parte junto a una urbanización y teniendo que, por tanto, regular para llegar con ganas al tramo más difícil de la prueba. Necesitaba fuerzas para entonces y el primer avituallamiento no podía venir en mejor momento, así que botella de agua que iba regulando su consumo hasta bien entrado en el pueblo. Por cierto, también recibo muchos aplausos de algunos corredores por encestar cual jugador de baloncesto del Cajasol la botella del avituallamiento mientras corro en una papelera. No vendrá muy a cuento esto último pero lo escribo porque sí, porque I WIN!!!


Fuerte bajada hasta el kilómetro 8, tras una menuda bajada y de golpe y porrazo otra subida nada más girar  a la izquierda. Paso por el interior del pueblo, siempre entretenido por saludar a muchos corredores que me conocen de escribir por aquí y en redes sociales sobre running, mayormente.

Entrada en Valencina de la Concepción, alternando bajadas con llanos y la coincidencia a ratos junto a la tercera clasificada de la carrera, que se trata de una corredora del club Amigos de la Pirámide. Ya era pan comido esta parte porque lo más difícil estaba ya hecho y con buenas sensaciones porque la semana pasada no iba con ese afán de buscar marcas ni competir, sólo divertirme con mi hobbie.


Camino de vuleta para Gines por el carril bici lanzado como una bala, con gasolina (nunca mejor dicho a juzgar por el organizador de esta carrera) más que suficiente por lo que he regulado en todas las cuestas, notando sensación de rapidez en los adelantamientos a muchos participantes exhaustos ya por el esfuerzo.


Bajada para recuperar, no sin susto porque casi se cae un corredor que iba justo detrás mía, para la subida final y descomunal desde el km 14. Aquí me encuentro al amigo de club Juanjo Navarro, al que veo muy agobiado por mala planificación de la carrera y con el que me quedo hasta el final para que le fuera mejor llevadero.

Llegada a la puerta del polideportivo del Grupo de Empresa Renault, pasando por el aparcamiento y recuperando en la bajada por el camino de tierra, en los que son momentos que aprovecho para saludar a mi padre y amigos en la recta final de meta. Al final, el compi se alzó con el 2º puesto en su categoría de Junior y yo finalizo con una muy buena mañana de running en una carrera bien organizada y una bolsa del corredor completa con camiseta bastante chula, yogur, plátano, refresco y cerveza bien fresquita.



Además de la experiencia, me quedo con la frase "Superarse es correr con cabeza", que no es ni más ni menos que el acertado y original lema de la carrera de este año que, desde ese día, no para de martillear en mi cabeza constantemente. No es simplemente por la planificación para superar la prueba y cruzar la meta, creo que me estoy acostumbrando a usarla en mi dia a día porque si no te planteas un reto, un sueño, una ilusión es probable que del tirón te choques contra el muro. Márcate un objetivo realista y por el que tengas que dedicar muchos esfuerzos en conseguirlo.


Nos vemos corriendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario