ÚLTIMA CRÓNICA

XI Carrera Nocturna "Antonio Guzmán Tacón

Querer y no poder. Punto y final de la peor manera posible en cuanto a sensaciones en una edición emotiva, otra vez, de la Nocturna de Dos ...

sábado, 1 de junio de 2013

XI Carrera Popular y Reunión Atlética contra la Fibrosis Quística de Utrera

Por segundo vez, y además de manera consecutiva, participo en esta carrera popular que ya es un clásico imprescindible del calendario de pruebas que se celebran por esta época del año. Y ya se convertirá en una cita a la que no debo faltar después de todo el ambiente en el que estuve inmerso durante toda la jornada, pues además de participar en la carrera de 10 kms, estuve también presente en el relevo sueco, una de las muchas pruebas que se celebraban en la pista del estadio de Vistalegre del municipio utrerano, para así poner punto y final a un fin de semana muy cargado de running, llegando cansado al acabar el domingo aunque sabiendo que he disfrutado con lo que me gusta y que era lo que quiero hacer.

(foto: Pepito Jartible)

Antes de nada, vayan por delante mis felicitaciones a la organización, especialmente a Juan Garrido Acevedo que es el creador de esta carrera y el que durante tantos días y horas de sueño sacrificadas ha peleado por darnos a los atletas un trato exquisito, humano y cercano como pocas podrían conseguirlo. Y más digno de valorar ha sido este año porque han tenido que sortear la crisis para seguir superándose un año más y no ha sido impedimento sino todo lo contrario, han respondido más gente a la llamada y no han faltado a la cita.


Carrera sin afán de competir (con la camiseta de Mi Mundo Rett), debido a que el día antes estaba en el control de 5k en Cartuja, corriendo mientras escucho música variada (como U2, FloRida, David Guetta o Fito y Fitipaldis) y admirando el precioso recorrido al pasar por iglesias, pasajes, plazas etc, y que empieza en darle una vuelta a la pista de atletismo al principio y luego salir cuesta abajo por la rampa de acceso a ella. Tanta es la bajada en el primer kilómetro que sin quererlo voy lanzado y me sale el primer kilómetro a 4:00 min./km así que, como ya tengo la experiencia del año pasado, decido regular. Segundo kilómetro ya en 4:12 min./km, más parecido al ritmo cómodo que buscaba.

(foto: Pepito Jartibles)

Corro por las inmediaciones al McDonalds que está justo al lado del estadio y llego a la Avenida de San Juan Bosco, donde llega a un punto que se vuelve por el carril de al lado, de modo que primero veo a los primeros clasificados y una vez que giro veo a los que vienen detrás mía al otro lado y saludo, en este tiempo, a amigos como Antonio Prieto (presidente del Arunci Morón) Inma Indiano del Orippo, Los Jartibles o Javi Balbuena del Blog "No Hay Dolo. Hay Pundonno" (y del que espero que esté mejor de ánimo tras tener que retirarse en Ronda y orgulloso del reto solidario contra la Hepatitis C llevado a cabo, saludando en ambos sentidos a Pepe el fotógrafo jartible que está haciendo fotos subido en una rotonda.

Giro a la derecha y ahora se corre por el casco antiguo de Utrera, con muchas zonas empedradas y de muchas subidas durillas pero merece la pena todo eso si al final acabas contemplando zonas de mucha belleza monumental como la Iglesia de Santa María de Mesa o la Iglesia de Santiago (fotos de Panoramio).

Iglesia de Santiago (foto: panoramio)

Durante toda la mitad de carrera iba hablando sin parar con otros corredores y disfrutando de la carrera. Es más, deseaba que no se terminara porque me entretenía bastante con el añadido de la música hasta que al poco de enfilar por el Pasaje del Niño Perdío se me para inexplicablemente, haciendo que me haga a un lado para darle al "play" deprisa. Menos mal que también me da tiempo a contemplar esta preciosa parte de Utrera y nada más salir de allí, una gran presencia de público nos anima de cara al tramo final de carrera, aun más bonito todavía por cierto.

Pasaje del Niño Perdío

Como era de esperar el tiempo se ralentiza por el pequeño parón en el km 4, pero tardo poco en encontrar el ritmo de antes. Alguno dirá que porque me paré, yo les dije que sólo quería disfrutar a mi manera. Adelanto a muchos corredores que me conocen de leerme en el blog y muchos hasta me dejan pasar y todo, y volvemos a pasar por la Iglesia de Santa María de Mesa (km 7 más o menos), pero esta vez ante toda su majestuosidad. Me siento bastante afortunado de haberme tomado esta prueba con otra mentalidad porque disfruto más de la carrera y de todo lo que rodea a ella.

Iglesia de Santa María de Mesa

Retorno al estadio ya fuera del centro de la ciudad y con fuerzas todavía afronto la subida dura hasta la puerta del mismo (era la bajada de antes). Mira que me la tomé para disfrutar pero aun así se me hizo pesada, aunque dosifiqué bastante bien. Una vez finalizada la subida saludo a Fernando Chacón que está por allí, entro al aparcamiento y, nada más entrar saludos a la cámara de Jose Manuel Espinar (aun renqueante de unas molestias de los 101 km de Ronda), que no al cámara por supuesto, y vuelta a la pista de atletismo como si de un progresivo se tratase para acabar adelantando a muchos corredores y justo cuando preparo mi móvil para parar la aplicación y la música, oigo a Juan Garrido saludarme y mostrarme mucho afecto y amistad con un mensaje, como suele hacer en todas las carreras. No hay duda de que gente como él hace grande el atletismo popular.

(foto: Jose Manuel Espinar)

Finalizo la carrera en 40´27´´ los 9,9 kms en el puesto 101/549 y contento por haber estado sin presión de ningún tipo y pensando en disfrutar de los amigos y de un recorrido espectacular, una delicia para los sentidos. No faltó la cercanía y el trato amable al corredor con una bolsa de regalos muy completa con fruta, frutos secos, agua, zumos de naranja, caldo de pollo, barritas de chocolate, camiseta técnica (muy chula, por cierto), etc. Y este año contaban con servicios de masajistas, así que no perdí la oportunidad de ir a relajarme un poco y recuperar mis piernas delgadas con buenos tratamientos.

(foto: Pepito Jartible)

Además de la carrera de 10 km, tiene el atractivo de celebrarse pruebas de atletismo en la pista para atletas federados y populares de todo tipo de distancias (1500, 800, 200, 100, etc) y de lanzamiento de peso, jabalina, disco, etc o concursos de 1000 m en el que se trata de acertar el que más se aproxime al tiempo que crea que hará esa distancia o relevo sueco. Para los que no conozcan esta modalidad, se trata de hacer en el menor tiempo posible relevos de 800 m, 600 m, 400 m y 200 m, encargándome de hacer el 800 m.
Tan pronto como vi a los máquinas con los que me tocaría correr en la misma distancia, me percato rápido de que no habría posibilidad ni siquiera de seguirles los primeros 100 metros. Mi única ambición sería hacerlo lo mejor posible sin pensar en ritmos ni nada, acabando las dos vueltas en un tiempo de 2´25´´, que para todo el machaque que me pegué el pasado fin de semana no estaba nada mal.

Una vez terminada la jornada, a reponer fuerzas con una enorme hamburguesa y un helado de postre en un conocido restaurante de cómida rápida, del que no diré el nombre por no hacer publicidad y que ustedes pronto reconocerán por esta foto.


El año pasado estuve y este año ha estado mejor.
Que a nadie le quepa duda de que volveré a estar en Utrera.

1 comentario:

  1. Como sé que os gusta correr y leer, os recomiendo unos libros sobre running http://deporadictos.com/correr-no-es-de-cobardes/

    ResponderEliminar