ÚLTIMA CRÓNICA

XI Carrera Nocturna "Antonio Guzmán Tacón

Querer y no poder. Punto y final de la peor manera posible en cuanto a sensaciones en una edición emotiva, otra vez, de la Nocturna de Dos ...

lunes, 4 de marzo de 2013

Yo soy un loco que corre

Lo reconozco. Lo admito. Tengo un problema muy serio y del que me temo que no existe solución. Salgo a disfrutar con esto que me gusta sin importar que haga calor, viento, frío, lluvia. Madrugo por recibir la recompensa moral que da cruzar una meta y ser aplaudido por amigos y familiares. Soy de los que intentan tener cuidado cuando corren por la calle para que algún conductor imprudente o despistado no le pase por encima o no chocar con alguien.

Dejo siempre todo el equipamiento y la ropa lista antes de una carrera, apuro hasta las últimas horas del día para robar un poco de tiempo para ponerme las zapatillas y salir. Soy de los que no se olvidan de hacer ejercicios antes de unas series o de entrenar que no hacen otra cosa la gente que mirar con cara como si no estuviéramos bien, de los que anhelan llegar al avituallamiento como si de un oasis se tratase.


Peor estoy si os digo que pago por participar en una carrera y aunque se que no ganaré ninguna, la mayoría de las veces voy a estar contento. O si viajo en autobús con un grupo de amigos para correr 8 kilómetros en otra provincia y las recompensas más gratificantes son los momentos posteriores a la prueba. O peor aún, me machaco muchas veces el físico por una particular batalla contra el reloj y cuando gano poder decir, lo he conseguido!!!

Sí, definitivamente estoy loco por correr.

4 comentarios:

  1. somos muchosssssss you never walk alone...

    ResponderEliminar
  2. Doy fe de todo lo dicho, jajaja, besitos guapo

    ResponderEliminar
  3. Vamos que tu ne eres el unico, que esta como el abuelo runner... eso te lo garantizo yo.

    ResponderEliminar