ÚLTIMA CRÓNICA

XI Carrera Nocturna "Antonio Guzmán Tacón

Querer y no poder. Punto y final de la peor manera posible en cuanto a sensaciones en una edición emotiva, otra vez, de la Nocturna de Dos ...

miércoles, 30 de enero de 2013

Entrenamiento con Abel Antón

Antes de empezar con la crónica quisiera deciros que no he podido tenerla cuando debía porque estoy ahora mismo en época de exámenes universitarios, tal y como dejé dicho en mi anterior entrada, y me he tenido que desconectar de correr un tiempo, con el añadido de un resfriado que me ha dejado un poco tocado. Apenas salgo para trotar apenas 30-40 minutos, pero siempre para desconectar un poco y volver con más ganas siempre.

En lo que respecta a lo que dio de sí el entrenamiento, del pasado día 13 de Enero, con la leyenda del atletismo Abel Antón, ganador de una épica Maratón en el campeonato del mundo de atletismo de Sevilla en el año 1999, tengo que decir que fue de casualidad este encuentro. Pensaba hacer un rodaje suave como de hora y pico por el parque hasta que me entero por las redes sociales que el gran campeón soriano iba a venir para un entreno grupal de cara a preparar el Maratón de Sevilla con los que vayan a correr en la herencia de Filípides en la capital andaluza.

Foto de grupo antes de empezar



Llegada a la Plaza de España a unos 15 minutos de que empiece y me encuentro con un grupo importante de unos 50 corredores, encontrándose entre ellos amigos como Juanma Carmona, Gloria Gallego, Manu Chaparro (entrenador profesional y gran atleta), Fernando Chacón y Dani Quintero (jefe de prensa del Maratón de Sevilla). Un grupo que podía haber sido más numeroso si se hubiera planificado, en mi opinión, la cita con más tiempo de antelación y evitando que coincidiera con carreras que se organizaban ese día como la Ruta Carlos III de Écija o la Media Maratón de Ayamonte. Desde mi punto de vista, creo que todo se puede mejorar y añado este comentario sólo como crítica constructiva o aspecto a tener en cuenta.

Y justo después de mi llegada, aparece la figura de uno de los mejores fondistas que ha dado este país y el que a ciencia cierta será su presencia una de las atracciones de la cita maratoniana, la fiesta del atletismo sevillano del 24 de Febrero. Se hace el silencio en el grupo ante la expectación que levanta y nos vamos a la fuente de la plaza para que el propio Abel nos explique como iba a ser el entrenamiento, duración y ritmo, siendo de 5:00 min./km con la idea de preparar a los participantes para poder hacerlo en 3h 30 minutos los 42,195 kms, empezando los primeros 5 kms todos juntos entre 6:00-7:00 min./km.

Hechas las pertinentes fotos de rigor, arranca el entrenamiento con el medio centenar de corredores que fuimos dándole dos vueltas a la Plaza de España, seguido de otras dos muy suaves por dentro del parque, permaneciendo todos juntos y disfrutando de una magnífica mañana sin nada de frío y a temperatura agradable. Era de esas dignas matinales de domingo para dedicar a salir a correr.

Así se nos van los primeros 30 minutos, casi sin darnos cuenta, hasta que bajamos por el Costurero de la Reina a los caminos que van paralelos al río Guadalquivir. Poco a poco progresamos hasta ponernos a ritmo para la gente que va a hacer la prueba en 3h30min., siendo 5:00-5:10 min./km aproximadamente. Desde este punto, no paramos de bromear acerca del hecho de que todos (incluido un servidor) tenemos guardado el vídeo de su épica y memorable victoria en el Maratón del Campeonato del Mundo de Sevilla 1999. Así mismo, también nos comento detalles que hasta entonces desconocíamos de aquella tarde para la historia como los entrenamientos que solía hacer (muchas series de mil muy por debajo de 3´/km, locura total!!!) en Soria, como sobrellevó el calor ese día, estrategia de la carrera y como a partir del momento en el que adelantó al japonés Nobuyuki Sato que iba detrás de él (creo recordar que a la altura de Plaza de Toros de Maestranza), ya tenía claro que iba a ganar y cómo lo disfrutó cuando llegó al Estadio de la Cartuja y que se siente. Todos coinciden en que al acercarte a meta, tienes tanta euforia que te encuentras fresco como al principio; en definitiva, no piensas en la paliza de cuarenta y tantos kilómetros que te has metido en las piernas. Ya probaré algún día esas sensaciones.

Llegado el kilómetro 11 del rodaje, en los que pudimos transcurrir junto a la Torre del Oro, Plaza de Toros de la Maestranza, Puente de la Barqueta y del Alamillo, pasamos por una pasarela para llegar al parque del Alamillo y hacer una parada técnica para beber agua y dar una vuelta al parque. Y sin parar de hablar en todo el rato, Abel se ofrece de manera muy cercana a resolver nuestras dudas para resolver problemas para salir a correr entre los que destacan aspectos relacionados como el equipamiento, avituallamiento, prevención de lesiones y muchas anécdotas. En lo que a mi respecta, noto la carga de kilómetros pero decido salir con la bonita locura porque, ni mucho menos estaba siendo tortura la cantidad de kilómetros con la que contaba acabar al final.

En la esquinita

Salida del parque y sin perder ritmo objetivo para los valientes y, en algunos casos, futuros maratonianos, ponemos rumbo por el Paseo Ribera del Guadalquivir-Pantalán, previo paso por el Teatro Central. Curiosos son también las numerosas muestras de apoyo y aplausos de muchas personas al vernos transitar con una grande, pero como digo de mucha cercanía y amabilidad que tanto le caracteriza. Cumplido el kilómetro 18, pasamos por la Avenida Cristo de la Expiración (cerca de Plaza de Armas) para volver a los caminos por los que fui a la ida. En primera instancia, calle rey Juan Carlos I y, después, Paseo Alcalde del Marqués de Contadero, volviendo a pasar por la plaza de toros y Torre del Oro. Durante algunos instantes, me distancia un poco del grupo porque me encuentro muy bien de fuerzas, pero decido aminorar la marcha porque me apetecía estar cerca de uno de mis ídolos del atletismo y no había que perder la ocasión, que espero que no sea la última vez que coincida en un encuentro para entrenar.

Retorno al parque de María Luisa, donde damos dos vueltas para acabar el inolvidable y tan disfrutado entrenamiento. A destacar que al acabar la primera vuelta, nos tenían preparado un avituallamiento con botellas de agua para ir recuperando y ensayar como beber agua con los mínimos problemas posibles y evitar el molesto flato, así como algunas sugerencias a la hora de tomar los geles en las carreras. Finalizado con éxito el entrenamiento, junto al monumento a Aníbal González (frente a Plaza de España) de 22,62 kms en 2h02´22´´, siendo de muchísimo kilometraje para el que estoy acostumbrado ultimamente a entrenar pero, como dije unas líneas más arriba, muy bien de sensaciones, saboreando el momento de estar con una leyenda del maratón, conociendo más gente aun a través del running y aprendiendo un poco más, que siempre es bueno. Para rematar la mañana, hacemos ejercicios de rotación de articulaciones para hacer antes de salir a entrenar, estiramientos de piernas y propuso unos ejercicios de abdominales y lumbares para hacer todos los días y que pueden llevarse a cabo en cinco minutos en casa.



Y para cerrar esta crónica, sólo me queda decir unas palabras para Abel Antón:
Muchas gracias por ser tan sencillo y mostrarte tan cercano con los corredores populares de Sevilla. No te quepa la menor duda de que aplicaré los consejos de ese día a los entrenamientos ni tampoco se podrá olvidar esos momentos vividos. Ir a este entrenamiento es una motivación para seguir con la afición que tanto me gusta.

1 comentario:

  1. Te pareces al abuelo runner que esta en todos los saraos!!! codeandote con uno de los grandes.

    ResponderEliminar