ÚLTIMA CRÓNICA

XI Carrera Nocturna "Antonio Guzmán Tacón

Querer y no poder. Punto y final de la peor manera posible en cuanto a sensaciones en una edición emotiva, otra vez, de la Nocturna de Dos ...

Amazon.es

domingo, 25 de noviembre de 2012

VI Travesía Marismas del Odiel


Gracias Legendarios!!!

Después de un buen desayuno de cereales y líquido, voy con el presi de Los Jartibles, Jose Antonio Coco, su mujer que se iba a atrever con la distancia para ir calentando motores para la que será su primera media maratón en Córdoba y su hija Estrella. Concretamente, y dejamos el coche en la glorieta del puente del Alamillo porque fue donde todos los integrantes de Los Jartibles quedamos con los integrantes de un club que poco a poco está cogiendo mucha fama y simpatía en el atletismo popular sevillano. Hablo del club de atletismo Los Legendarios, quienes tuvieron la amabilidad de cedernos sitio en el autobús que habían contratado al ver que les sobraba muchísimo sitio. Todo mi agradecimiento para el buen grupo humano que forman por ese buen gesto, demostrando la camaradería y cercanía en el trato que tenemos todos los corredores populares.


A eso de las 9:15 h, salimos dirección Huelva para ir a la prueba para llegar al cabo de una hora y media después, tiempo más que suficiente como para intentar echar una cabezada sin éxito por todo el alboroto que montamos en el autobús y el cachondeo que tuvimos en uno de los momentos más curiosos del trayecto como fue que tuvimos que parar cuando nos faltaba poco para llegar porque la Guardia Civil de Tráfico estaba buscando por la cuneta de la carretera drogas que parece ser que tiró un conductor, detenido previamente, por la ventana antes de ser arrestado.

Nada más bajarnos del autobús, a eso de las 10:30 h más o menos, nos encontramos con el trenecito de las Marismas que había proporcionado la organización para trasladar a los corredores desde el aparcamiento hasta la línea de salida. Comentar también que en algunos tramos del viaje y al llegar nos cogió muy poca lluvia, pero sabíamos toda la expedición de antemano que sería un tramo duro por todo el barro acumulado y lo mal que se había puesto con la lluvia de los dos días antes.

Nada más llegar al centro de visitantes del Paraje Natural Marismas del Odiel (sitio precioso y que muchos deberían visitar porque merece la pena) aprovecho para dejar las cosas allí y coger rápido mi dorsal. En el momento de ir a la recogida del dorsal, me encuentro con mi buen amigo Antonio Bendala, quien se está preparando el Maratón de Sevilla en lo que será su 2º encuentro con la herencia de Filípides y haber corrido este año en Barcelona. Luego de este agradable encuentro, como es costumbre ya cada vez que lo veo en alguna carrera y/o hablo con él a través de las redes sociales, me voy derecho a equiparme con la ropa de batalla. Un equipamiento muy especial porque llevaría la camiseta de tirantas benéfica de Mi Mundo Rett encima de la camiseta de mangas largas de mi club, más unos corsarios.

Con Antonio Bendala y Coco, el presi de mi club

Breve calentamiento por la línea de salida y con puntualidad británica se da la salida a las 12:00 h y con un poco de sol entre tanta lluvia débil que había caído minutos antes de salir y bastantes nubes a lo largo del camino de ida. Los dos primeros kilómetros son por asfalto y me veo bastante bien y voy a 4:15 min./km, rápido sin forzar porque pensé que no iba a estar tan mal después de todo. Justo al llegar a los 2 kms, giramos a la izquierda para correr por un carril bici donde, pese a algún charco que otro, se puede correr bien y cómodo hasta girar a la izquierda donde empieza lo bueno de la carrera.

Son caminos de tierra que más bien es puro barro y charcos por todas partes y ya si que toca levantar un poco el pedal (ni que fuera un formula 1) para tener reservas suficientes de aquí al final. Primer avituallamiento en el km 4-5, aproximadamente, que no me salto, bien montado con improvisados contenedores con redes por el camino para no dejar tirada la botella de agua por el Paraje Natural. Desde aquí y hasta el km 8 el calor empieza a apretar y hacerse insoportable con la humedad añadida que me obliga a hacer algo que nunca antes había hecho en todas las carreras en las que he estado. Me tengo que parar, no por sobreesfuerzo sino porque me molestaba mucho llevar camiseta de manga larga y encima la de tirantas, así que me tomo una pausa para quedarme en tirantas y atarme a la cintura la otra. Creo haber perdido 1 minuto más o menos, pero lo considero necesario para no tener que deshidratarme por ello.

Reanudo la carrera pero entre el bochorno y que me tocaba recuperar el ritmo veo en el reloj que voy demasiado lento, más de lo que quería, y eso que aun quedaba lo más difícil. A trancas y barrancas recupero el ritmo hasta llegar al segundo avituallamiento en el km 10 y enfilar una recta larguísima que parecía no tener final nunca, con mucho viento en contra y nada de árboles que ayudasen. Lo paso francamente mal en este tramo y sólo me queda pensar en que cada vez iba a quedar menos y no comerme mucho la cabeza por lo duro del camino. Además me llevo algún que otro susto en forma de resbalón, pero sin caerme, con tanto barro y aun así intento no pensar demasiado en ello sino en correr como mejor se hacer.
Entrada en meta (foto: Mari Reyes)

Final de la recta y más de lo mismo, sólo correr con las marismas a los lados y mucho viento pero al final muy paciente y, pese a todo, recupero el ritmo y adelantar muchos corredores hasta llegar a una pequeña cuesta arriba para correr los últimos 100 metros de carrera por asfalto, entrando en meta con buen tiempo con 1h15´35´´ para 16,62 kms (4:39 min./km), que saldría a 4:35 mas o menos si tenemos en cuenta el tiempo que perdí en cambiarme la camiseta.

Al llegar a meta, me doy cuenta de la magnífica organización de esta carrera. Nos ofrecen agua, plátano y una buena camiseta técnica con portazapatillas incluido, más una degustación de garbanzos y toda la cerveza y refrescos que queramos. Además de disponer de un punto donde poder quitarnos el barro de las zapatillas y piernas ante la imposibilidad de habilitar duchas. Recuerden que no es un polideportivo ni está en un pueblo, sino en el centro de visitas del Paraje Natural que además de recepción también es tienda de recuerdos y museo con mucha información de la zona.

Antes de despedirme quiero felicitar a la organización (en especial a María Luisa Pérez, responsable de la organización) por tan buen trabajo y dedicación. Pese a cierta polémica entre algunos corredores por el precio, considero que han hecho un gran trabajo y se ha visto el esfuerzo e ilusión puestos para que sea todo un éxito. Buena carrera para disfrutar y conocer. Y es que hay ciertas personas, sin ánimo de polemizar, que al protestar por el abusivo precio de las carreras (entendible por una parte), no entienden el duro trabajo que hay en ciertas pruebas como esta. Y es que en tiempos de estrecheces se valoran aun más las ganas.

Un saludo a todos y sigan disfrutando de correr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario