ÚLTIMA CRÓNICA

XI Carrera Nocturna "Antonio Guzmán Tacón

Querer y no poder. Punto y final de la peor manera posible en cuanto a sensaciones en una edición emotiva, otra vez, de la Nocturna de Dos ...

lunes, 8 de octubre de 2012

Isla Mágica Orientación 2012

Se que lo ideal hubiera sido que publicase la crónica de lo que fue mi primera incursión en una carrera de orientación nada más llegar a casa, pero es que acabe tan destrozado físicamente por todo los recuerdos tan positivos que decidí darme un tiempo de tregua y reunir el material necesario para que me saliera lo mejor posible porque al fin y al cabo la experiencia mereció la pena mi presencia en el I Isla Mágica Orientación 2012.


El día comienza con la alarma de mi móvil sonando a las 7:45 h para empezar a coger fuerzas con un buen desayuno (pedazo tostada con aceite, tomate y jamón que me tomo para que se convierta en una buena manera de empezar el día) y ultimar detalles para que no se olvidara nada desde la camiseta del C.D.Los Jartibles, la camiseta de repuesto por lo que pueda pasar, imperdibles, calcetines de repuesto, agua, toalla, etc. Tras una agradable caminata hasta la parada de autobús que me llevaría hasta Isla Mágica, haciendo que me espabilara del todo por el sueño que traía, llego a las 9:00 h para el comienzo del reparto de pulseras identificativas (rojas como en la serie de TV jejeje). Justo cuando cruzo la puerta de entrada para la zona de entrega de mi dorsal, veo un coche a mi lado con una ventanilla bajándose y tras él una cara muy conocida para mí. Se trataba de mi amigo Dani Quintero, periodista deportivo conocido por ser parte fundamental de organización de eventos desde carreras populares, triatlones, duatlones, etc. ya sea en Sevilla, a nivel nacional o en el extranjero. Una pieza clave de la organización de esta primera edición al ser responsable de comunicación y fotógrafo. Desde aquí, quiero felicitarle por el buen trabajo realizado que ha permitido que la primera prueba de orientación en un parque temático fuese todo un éxito organizativo.

Después de la carrera suave para calentar un poco y los estiramientos obligatorios, sobretodo en la planta del pie derecho porque quería evitar problemas que pudiesen derivar en una recaída de la lesión, y unos 5 minutos de retraso, me dan la salida (cada uno salimos en una hora distinta) para buscar en 34 balizas que están repartidas en 2 tramos de 17 balizas cada una. El primero transcurre entre el Parque del Alamillo y el Estadio de La Cartuja, donde la mayor parte del tiempo me defiendo mas o menos bien, gracias a que me guío por mis escasas habilidades de orientación (que le vamos a hacer, si soy un casi novato en esto) y el poder ver a muchos dirigiéndose a las balizas. En lo que respecta a las 12 primeras balizas lo hago bastante bien, pasando entre algunas de ellas una media de 6-7 minutos...hasta que un error me juega una mala pasada.

Foto: Dani Quintero
Me encontraba en el Estadio de la Cartuja buscando la baliza nº 14 y lo que parecía una baliza fácil de encontrar se convirtió en un calvario de unos 20 minutos porque no conseguía localizar pese a ver que se encontraba, según el mapa, junto a unas palmeras y al lado de una de esas pozos subterráneos de agua que se ven en las ciudades. Después de tener que completar una vuelta intentando dar con la solución, descubro que estaba en la otra punta de donde tenía que ir y que bastaba con ir en línea recta y observar que estaba junto a un terraplén. En fin, pá colgarme...

Después de este contratiempo, salgo del Estadio para ir a por el resto de las balizas que me faltaban, y lo hago arrastrándome por mi falta de fondo, fruto del reposo por la lesión, y el calor que ya hacía (estamos en el verano del membrillo). Una vez hecho, me voy pitando a Isla Mágica para hacer el segundo tramo de la prueba, que también consistía en encontrar 17 balizas. Cuando echo un vistazo al reloj,  veo que llevo 1h40 minutos, fruto de mi torpeza en el Estadio de la Cartuja, así que me dispongo a ir tan rapido como sea posible a lo que me quedaba.
Aquí cuento con la ventaja de conocer muy bien el parque de atracciones y que el recorrido era contrario a las agujas del reloj, con lo que me vi muy fácil para ir rápido a por las balizas, dado que no era nada complicado encontrarlas al estar más o menos visibles. A pesar de lo bien que me fue en la 2ª parte, pagué caro tanto machaque entre correr y caminar porque termino en un tiempo de 2h43´14´´ (tiempo oficial), acabando en el puesto 36º de mi categoría (Absoluto Promoción Masculino) de 39 (eran 46, pero el resto acabó descalificado). Alguno pensaría que me sentiría mal por acabar entre los últimos de toda la carrera, pero yo me quedo satisfecho porque me gustó la experiencia de hacer un deporte distinto, me ha servido para que piqué el gusanillo de la orientación y porque no me dolió el pie en ningún momento, siguiendo la buena línea mostrada en los pocos rodajes que he hecho a lo largo de la semana.

Tras los estiramientos post-carrera y un picnic de la organización por el que no volveré a pagar (no digo el precio para que no os de un ataque al corazón) al ver que era básicamente un bocadillo, sandwich y Coca-Cola, lo contrario de lo que pensaba en un principio y motivando que decida que será mejor idea traérselo de casa, me dedico a hacer fotos de la entrega de premios y sorteo.

Recuperado del esfuerzo y tras una cervecita bien fría de la Feria de la Cerveza que se celebró allí, me doy una vueltecita por Isla Mágica, amortizando en horas de ocio la entrada gratuita de la que disponíamos los participantes al apuntarnos a correr, montándome en atracciones como El Jaguar o Anaconda, disfruto con el espectáculo de aves rapaces de uno de los escenarios del lugar y lo que sería el mejor momento del día, después de la prueba. Me disponía a irme a casa, cuando paso al lado de un montón de gente riéndose por unos chistes que contaba alguien que me sonaba muy familiar. Al acercarme, veo que se trata de Kike Remolino, director de la chirigota "Los Protagonistas" actuando junto a dos de sus integrantes. No lo pienso dos veces y me quedo por allí a disfrutar de un buen rato de Carnaval de Cádiz, y es que me hacía falta unas risas de vez en cuando.

Nada más acabar la actuación, me voy a casa en autobús totalmente agotado física y mentalmente, recuperándome con una ducha, una buena cena casera y más tratamientos para la lesión.

Esto ha sido todo, espero que les haya gustado la crónica y no olviden disfrutar del deporte tanto como yo.

Hasta la vista!!!

1 comentario:

  1. ¡Si señor ,este es el relato de lo que tiene que ser un "BUEN DEPORTISTA" !
    Disfrutar como base del deporte sin importar el puesto e ir superandose .
    No se a donde llegaras ...pero estoy segura de que lo estas viviendo intensamente. Eres admirable.Un abrazo

    ResponderEliminar