ÚLTIMA CRÓNICA

XI Carrera Nocturna "Antonio Guzmán Tacón

Querer y no poder. Punto y final de la peor manera posible en cuanto a sensaciones en una edición emotiva, otra vez, de la Nocturna de Dos ...

domingo, 30 de septiembre de 2012

Nocturna del Guadalquivir 2012

La magia del running volvió a conquistar la ciudad de Sevilla, tal y como lo ha hecho durante los últimos 24 años y durante la noche del último Viernes de Septiembre con la Nocturna del Guadalquivir. Una prueba que se ha convertido en todo un clásico del atletismo popular en Andalucía y una cita imprescindible para todo sevillano adicto a este deporte que desea mejorar una marca o pasarlo bien, el principal objetivo de esta prueba, corriendo con un grupo de amigos y familiares y disfrazados (destacando un grupo de espartanos de la película "300") de cualquier temática y personaje.

Este año me tocó vivir la prueba desde otro punto de vista pero "in situ". Dados los problemas físicos que he estado arrastrando estos días decidí tomar la dolorosa decisión de no estar en la línea de salida junto al resto de atletas de mi club, el C.D.Los Jartibles. Le tengo mucho cariño a esta carrera y la tenía marcada en el calendario de eventos para esta nueva temporada, después de lo mucho que la disfruté el año pasado al lado de buena gente como Ricardo López "Ciclón II", con quien hice la mayor parte del tramo.


La historia de la primera prueba en la que he estado como espectador comienza a eso de las 20 h cuando el que está considerado el mejor presidente de la historia de mi club (y el único que ha habido y habrá jajaja) me recoge y marcho en dirección Estadio de La Cartuja, junto a su hermana Isabel y MªÁngeles (apodada la "Dama de Hierro"). Una vez allí, saludo a varios de mis compañeros, quienes no pueden evitar sorprenderse por verme vestido con vaqueros, una camisa vaquera y un jersey de rallas de color rojo. Me preguntan que es lo que me ocurre y entonces es cuando me toca decirles que no estoy en condiciones de poder correr por culpa de los dolores de los que me resentí esta semana en el pie derecho, a lo que me responden con muchos ánimos para que no me viniese abajo y motivado para recuperarme. Sólo puedo agradeceros lo bien que os portasteis conmigo esa noche y os aseguro que cuando vuelva lo haré para dar guerra de nuevo. No pienso estancarme por culpa de unas leves molestias.

Acto seguido me dirijo raudo y veloz a otro punto del exterior porque había quedado con mi amigo y entrenador Víctor Ramírez (Amigos del Parque María Luisa) porque le prometí hacerme cargo de la mochila con sus cosas mientras corría. Tras unos minutos de retraso, por fin lo encuentro y durante esos instantes hablamos un poco del estado de forma que atravesamos uno y otro, mis problemas físicos, objetivo de la carrera, así como una sugerencia para una futura compra de zapatillas (puede que cambie a pronador dado el estudio que me hizo mi podólogo, debido a que soy pronador del pie derecho y tengo también en el izquierdo pero en mucho menor grado). También dejamos abierta la posibilidad de cambiar de media maratón en la que batir mi marca personal, porque los dos consideramos que es mejor que me recupere al 100% antes de volver a los entrenamientos de calidad. Y es que si no me recupero bien puede que consiga agravar la lesión y se vuelva más serio de lo que parece en un momento. Por otra parte, también tuve el gusto de conocer a su tío, también integrante de su club.

Foto de grupo. A la derecha de la foto, junto a Antonio Bendala

La previa a la Nocturna también fue un buen momento para conocer por primera vez a personas con las que comparto una afición como Javi García, a quien esperaba conocer en el encuentro #runaciegas que se celebró tan sólo dos días antes o Antonio Bendala, el periodista onubense al que le prometí correr junto a él y que el destino no quiso que así fuera (te prometo que te compensare con una marcha juntos) y protagonista de una gran historia de superación al perder 42 kilos para poder correr el Maratón de Barcelona.

Tras las fotos de rigor, me voy a las gradas del Estadio de la Cartuja junto a las "angustias". Para los que no lo sepan, es así como se les conoce al grupo de mujeres que hacen los sacrificios de acompañar a sus maridos y tener que despertar y llevar a los hijos a las pruebas para que puedan disfrutar del ambiente sano y entretenido que rodean al atletismo popular y a las que envío mi gratitud por enorme esfuerzo. Allí, nos ponemos a esperar en las gradas a que pasen los primeros clasificados que han comenzado en la salida especial. Al cabo de 20 minutos hacen su aparición los 3 clasificados de la categoría en silla de ruedas, los auténticos héroes del atletismo que suelen recibir poca atención (menos de la que merecen) y que envían un mensaje a todos de superación y ánimos para que practiquemos deporte y estemos siempre activos.

Mientras que van llegando los primeros ganadores de la prueba, incluyendo mi amigo Víctor, voy rápidamente a donde salen los atletas tras el avituallamiento para entregarle la mochila que tanto he cuidado. Nuevamente, nos quedamos esperando a varios amigos que van saliendo como Dani Quintero, quien no para de bromear acerca que quien es el culpable de mi lesión jajaja.

Tras despedirnos, me muevo entre el Estadio y la salida para ir viendo y conociendo las impresiones de los primeros corredores de mi club que han finalizado la prueba. Se me pasa el tiempo volando y sin darme cuenta, veo un grupo muy numeroso de gente vestida de negro a lo lejos. Eran muchos de los atletas de Los Jartibles que antes de entrar en el túnel del estadio decidieron esperar a los más rezagados para demostrar la gran unión que hay en el club donde estoy. Sin duda, es lo mejor de pertenecer a un grupo humano tan genial. Mejor aun fue cuando me vieron algunos me vieron en la grada y me mandaron saludos.


Tras acabar me marcho al césped que hay al lado del Hotel Isla de la Cartuja (ubicado en el mismo estadio) para finalizar la jornada con una cena donde cada uno llevamos nuestros bocadillos, bebidas más algunos detalles que aportaron algunos miembros como esos ricos croissants rellenos de jamón york y queso o vegetal. Una gran manera de acabar una jornada festiva y deportiva y rodeado de buena gente. Tengo que quedarme con lo bueno y no pensar en lo que podría haber sido si hubiera estado corriendo.

Jooooo!!!! Yo también quería estar =S

Para cerrar este artículo, me gustaría dar mi enhorabuena a las 15.000 personas que disfrutaron de esta fiesta del atletismo popular, sin importar si son alguno de los ganadores como Jesús Brenes o María Belmonte o han tardado 1h30 min. Sólo os pido que después de esta prueba y pase lo que pase no se os olvide disfrutar del bello arte del running después de haber participado en la Nocturna del Guadalquivir.


Espera!!! No puedo despedirme sin decir que antes de irnos le cantamos el Cumpleaños Feliz a Rosa Monge allí mismo. Que cumplas muchos más y espero que disfrutes de correr más a menudo. Tienes más clase que tu padre, Antonio ;).

Hasta la vista!!!

4 comentarios:

  1. Mucho ánimo Juanma. Pronto estarás otra vez ahí!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David jartible. No te quepa la menor duda. El único objetivo es recuperarme para disfrutar de la carrera de El Naranjo. De hecho, no pienso llevar reloj ese día.

      Espero que estés bien y tengas lo mejores entrenamientos de cara al Maratón de Sevilla.

      Eliminar
  2. Nos vemos en el naranjo ya mas recuperado ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias makina!!! No te cabe duda de que estaré y será para disfrutar. Como le dije antes a tu amigo David, no pienso llevar reloj porque merezco en esa ocasión poder correr una prueba ya es un éxito después de lo que estoy atravesando estos días.

      Cada día a mejor =)

      Eliminar